viernes, 3 de enero de 2014

52. (senti)Miento




Protuberancias epidérmicas, festones labrados y ácidas gotas de terca y mordaz consistencia, así son las ensoñecidas moratorias, tan lejos de Bandah que su temperamental amanecer surca obscenamente las frases pronunciadas al pairo de las sombras que más cobijan. Y si, por supuesto, los aires fingidos que rebosan azoteas e hinchan pulmones demolieran la luz avivaba por la sal de no pocas lágrimas, de poco servirían ya los vertiginosos suicidios de aquellos amantes torneados por las microondas de Júpiter o de cualquier otro estafador ambulante. La admiración con que los pájaros se cuelgan tras las nubes negras no pasa factura ante los desvelos de los oportunistas. Ni el resto de fraguas se lava en el don secante de un mal paso.

Quizá por tales dolencias la vida se acorta por el principio haciendo de un tipo casi viejo la ensenada estéril, aunque no por ello menos valerosa, del niño que finge corretear tras los rayos de mercurio. Si llegara a manos del picapedrero semejante estropicio, su arenisca ardería de yemas resabias, cegando la vista tras el torrente salino de fenecidas cascadas, cuando se añadieran las monedas invisibles que versaron por él las lumbares hazañas de sirenas sin canto en las venas.

Suena imponente la flauta del reloj de cuerda, los pasillos del teatro oscurecen de plástico oriental mis centelleantes largavistas, y el fuego se pone de cara entre la vulva entusiasta de unos labios.

¡Palabra de rey inextirpable!




Fotografía APOD: Tres manchas rojas


6 comentarios:

  1. Después de bañarme en los cristales de amoníaco de Saturno, en los mares de metano de Titán, donde navegan barcos de papel sin rumbo. Echo el ancla en tu Jupiterina tormenta. Cual Nemo cósmico, a ver si hay buena pesca de leviatanes de rubí y diamantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien atracado seas en estos mares oscuros, bragados de pesca infinita y mareas turbadoras. Mi rey pregunta por tu resistencia a las tormentas, y a los baños en cristal. Prepara tu visita a su palacio, y aún no sabe qué sacrificios brindará por tu llegada.

      Eliminar
  2. Me encanta, el momento, el sitio, la palabra justa en el instante más bello.

    Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será porque la pasión desborda las maneras o quizá por la insoportable sensación de felicidad que acomete siempre a este rey de leyenda.

      Eliminar
  3. Me recuerda el Brooklyn Bridge de F.G.Lorca, pero con una dimensión más cósmica... genial de todas maneras.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi rey está asombrado por la comparación, no sé si dejará de parpadear algún día...

      Eliminar