sábado, 23 de julio de 2011

27. (A)dorado


Espejismo dorado en el mar trigueño de Bandah.
Y a cada bandada, sentimientos contravenidos en el reverso de unos ojos.
Que tanta luz, tornasol de joyas robadas al alba, no te pierda el rumbo hasta mí.
Si me permitieran dejar el espacio, cabalgaría en pos de la marea espigada para nadar sin miedo a mojarme en su olor amarillo.
Corales vencidos por el último amuleto que se llevó la reina, cosido a los bajos de su corazón malherido. Que la perdí, que se marchó, aún antes de amarla de mentira.
Regresar a su porte, entre los campos, persiguiendo su vestido negro, bajo un oceáno colmado de nubes escarlatas, cuando el sueño borracho de la vendimia pierda el verdor de la uva temprana.
Sólo entonces seguiré siendo yo.
¡Palabra de rey enmascarado!

(poema inacabado)




Fotografía APOD: Espículas

3 comentarios:

  1. Los mejores reflejos son los más pequeños,
    los que duermen esperando la próxima marea,
    la más adorada.

    Siempre hay tiempo, para abandonarlo en un espejo.

    En un mar sin playas, lleno de albas sin rumbo,
    en un amuleto, aferrado a la tierra sin remedio.

    La reina dibujara corales en su corazón malherido,
    volverá a soñar circunferencias.

    No despertará nunca de sus nubes tempranas.
    Seguirá cosiendo estrellas en (uni) versos, inacabados...

    En océanos infinitos de esponjas, de lunas sin planeta.

    En mapas, mucho más allá de las estrellas.

    En su espacio ardiente, de esmeralda amarillo.

    ResponderEliminar
  2. amigo Cordura, tú y mi rey os ibais a entender de maravilla

    teneis el mismo don: glosar la infinita felicidad

    ResponderEliminar
  3. La felicidad solo nace,
    cuando deja de ser infinita,
    tu Rey lo sabe,
    y tu escriva tambien.

    ResponderEliminar